paisaje

7 Razones para pasar un fin de semana en un hotel rural

¿Por fin tienes una escapa del trabajo y planeas un fin de semana fuera de casa? Si no sabes a donde ir, el campo o la ciudad, un gran hotel o una casa rural, Acompáñanos te daremos las mejores razones para pasar un fin de semana en un hotel rural y que sea inolvidable, sin importar si vas solo o acompañado.

Te mostraremos 7 razones que te harán pensar en los beneficios que tiene pasar un fin de semana fuera de la ciudad en un bonito y acogedor hotel rural. No importa si quieres estar solo o si por el contrario has pensado llevar a tus hijos a disfrutar de un fin de semana excepcional e inolvidable.

1. Contacto con la naturaleza y tiempo de calidad

El contacto con la naturaleza es una de las primeras razones que te lleva a querer disfrutar de tu tiempo libre en un hotel rural. No importa si vas solo, con tu pareja o con tu familia entera, disfrutar al aire libre de todo eso que te ha dado la vida no tiene comparación.

Si se trata de un fin de semana solo para ti, un hotel rural es perfecto para desconectarte del resto del mundo, cárgate de energía positiva y relajarte al máximo. Si se trata de una escapada en pareja, lo solitario y alejado de un hotel rural es emocionante y es perfecto para reavivar esa llama de amor.

En caso de que sea un fin de semana familiar, los espacios rurales son perfectos para los niños. En especial en esta era en que la tecnología se lleva la infancia de los pequeños a gran velocidad. En un hotel rural podrás aprovechar para alejarlos del móvil, las tabletas o cualquier dispositivo que los mantenga pegados a la cama o al sofá.

Tendrás la oportunidad de pasar tiempo de calidad con toda la familia y mostrarles a tus hijos lo divertido y relajante que puede ser jugar en la naturaleza, escuchar el sonido de los pájaros cantar, la tranquilidad del aire en movimiento y muchas cosas más que no es posible disfrutar en la ciudad. Sin duda lo agradecerán y querrán volver una vez más en sus próximas vacaciones familiares.

2. Conocimiento de la cultura y gastronomía local

Alojarte un fin de semana en un hotel rural te da la oportunidad de recorrer espacios que no conocías, conocer culturas nuevas, personas con diferentes estilos de vida y en especial conocer y disfrutar de diferentes gastronomías, sin preocuparte por subir unos kilos de más, ya que es momento de disfrutar.

Descubrirás que no hace falta comer en un gran restaurante o un gran hotel urbano para disfrutar de la buena comida, por el contrario los hoteles rurales se concentran en ofrecerte un servicio de calidad y están conscientes de que la comida es uno de los aspectos más importantes para cautivar y satisfacer a las personas, por lo que te brindan los mejores menús de la zona.

3. Espacios más románticos

Si se trata de una escapada romántica para disfrutar solo con tu pareja, los hoteles rurales son la mejor opción. Un hotel rural es por mucho más acogedor y romántico que un gran hotel urbano. Estos suelen tener un ambiente agradable, familiar que será el adecuado para grandes propuestas o simplemente para compartir de un tiempo solo para dos.

Puedes preparar veladas bajo la luna o atardeceres viendo la puesta de sol, nada más romántico que estar en pareja disfrutando de la libertad que la naturaleza proporciona para disfrutar con el amor de tu vida.

4. Trato personalizado

El hotel rural tiene la ventaja de que ofrece un trato cercano y personal con sus inquilinos. Por lo general, los dueños u encargados residen muy cerca, estos cuentan con instalaciones apropiadas para proporcionarte tu espacio y al mismo tiempo estar tan cerca como sea necesario para garantizar el mejor servicio.

5. Excelente relación calidad precio

Otra de las grandes ventajas de pasar un fin de semana en un hotel rural es que no tendrás que dejar todos tus ahorros para disfrutar de tiempo de un descanso bien merecido. Estos hoteles por lo general suelen garantizar una excelente relación calidad precio, un turismo de primera y precios asequibles para todos los bolsillos.

A diferencia de los grandes hoteles urbanos los hoteles rurales no cobran excedentes, y por lo general ofrecen grandes ofertas en las diferentes temporadas del año. Lo mejor de todo es que siempre hay disposición para nuevos clientes.

6. Desconexión y Confort total

Si lo que quieres es desconectarte del mundo, pasar un fin de semana alejado del ruido excesivo, el tráfico de la ciudad, las personas en general, un hotel rural es perfecto. Estos suelen tener instalaciones conformadas por cabañas rurales y sencillas, pero con todas las comodidades necesarias para que sientas confort completo sin tener que pagar de más.

Es el lugar y el momento perfecto para pasar el fin de semana en pijama, salir a caminar sin tener que arreglarte de más, desconectarte de la realidad del día a día y recargar energías para volver a empezar con más fuerzas que nunca.

7. Mayor seguridad

Con todo el estrés que ha ocasionado el Covid-19 y la pandemia que ha trastocado el mundo, es razonable que las personas quieran salir de vacaciones, alejarse de los problemas y olvidarse de todo lo que esto ha ocasionado. Sin embargo, también es razonable que tengan miedo de ir a lugares muy turísticos, llenos de grandes cantidades de personas.

Por eso es que lo mejor y lo más recomendable en estos tiempos es que si quieres salir de vacaciones, sea solo o acompañado de tu pareja o familia, busques un lugar alejado de las multitudes, en donde los riesgos de contaminación sean mínimos, y de igual forma cumplan con todas las medidas de seguridad. Qué mejor lugar que un hotel rural en donde el contacto será principalmente con la naturaleza, no con las personas.

Estas son solo  7 razones, pero seguramente que existen muchas más para disfrutar de un agradable fin de semana en un hotel rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.